Entrega de la Medalla al Mérito Esther Matte Alessandri
julio 2, 2018
Reseña de Estela Socías Muñoz sobre el libro de Jaime Caiceo Escudero, «La Pedagogía de Dewey en Chile».
julio 2, 2018

Boletín Academia de Literatura Infantil y Juvenil de Panama

 

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER EL CONOCE A TU AUTOR: ERICKA DE JESÚS PICADO (NICARAGUA)

BOLETÍN: MAYO – JUNIO 2018

«CREATIVIDAD, RESPONSABILIDAD, SOLIDARIDAD Y PATRIOTISMO»

«Nuestros libros y nuestros bolígrafos son nuestras armas más poderosas»
Malala Yousafzai
F O L L O W on F A C E B O O K

“Importancia de la Ilustración en la Literatura para los más jóvenes”

Por: Estela Perigault Vda. de Malgrat

Es un verdadero placer reflexionar sobre la ilustración destinada a la Literatura para los ciudadanos más vulnerables y jóvenes de este país. Se promueve la Literatura Infantil y Juvenil, no solo como recreación, si no para fomentar en los jovencitos el amor a los valores humanos y el interés y desarrollo de la lectura y escritura.
Para tal fin, tanto el escritor como el ilustrador deben con amor y respeto, procurar responsablemente, la excelencia de sus obras, contrarrestando así, la influencia negativa, de esta sociedad convulsionada por graves delitos.
Ilustrar es hacer visible la acción protagónica, interpretando el texto con la mayor fidelidad posible, sin menoscabo de la libre imaginación y acentuada originalidad y creatividad.

En la formación del ilustrador hay dos tendencias:

  1. La Tradicional, basada en estudios académicos de Artes Plásticas en Bellas Artes y…
  2. Los estudios modernos de Diseño Gráfico y Diagramación aplicando programas importados, digitalizando los diseños, comerciales.
Se gana en tiempo y nitidez, pero se pierde en originalidad y espontaneidad; el estilo personal del artista. El riesgo es que puede caerse en el adocenamiento comercial o en caricaturas injustificadas de mal gusto. No obstante cuando el ilustrador goza de creatividad, buen criterio, amor y respeto a los niños(as), produce ilustraciones digitalizadas muy interesantes.
Existe una modalidad gráfica de origen japonés denominada “Man-Ga”, Man =informal; Ga = dibujo, estilo folletín, dibujo informal. Estilo de Folletín protagonizado por “super-héroes”. El manga japonés, tradiciones de historietas a nivel mundial junto a los estadounidenses y la franco-belga.
Tagusakumo Tokio Kambutsu (1902) considerado el primer “Manga” de Kitsawa. Hokusai Katsushika, un representante del “Ukiyu-e”, acuñó el término “Manga”, combinando los “Kanji” correspondiente a dibujos caprichosos o “garabatos”.
Esto se presta más para “Comics” o historietas y no para ilustrar artísticamente, seria y responsable, una bella obra para niños.
Hasta hace pocos los cánones estéticos tanto para adultos, como para niños, estaban basados en modelos nacionales o importados estereotipados. Es necesario que tanto el escritor como el ilustrador dentro de la libertad, a que tiene derecho todo artista, sean capaces de proyectar la realidad nacional.
El ilustrador debe entrenarse de tal manera, que sea capaz de crear imágenes originales que reflejen de Panamá su realidad histórica, ecológica, dentro de un sano nacionalismo, sus costumbres y tradiciones (folklore), religión, flora y fauna, su situación multiracial, y multicultural, indígenas, negros, chinos, etc, etc..
Un libro que conserve el equilibrio entre texto e imagen, será el mejor vehículo para llevar al niño (a) por el camino del CUENTO, LA LEYENDA y la POESIA, motivándolos hacia la buena lectura.
Este excelente medio, despertará el interés, entre los niños (as) por lo verdadero, lo bueno y lo bello, es decir la ciencia, la ética y la estética, desarrollando conscientemente estos valores del espíritu, sobre todo AMOR A LA MADRE PATRIA.
¿Cuál será el destino de las obras literarias para la niñez y la juventud, creada con tanto amor y respeto a su sensibilidad e inteligencia por escritores (as) panameños?
Sabrán los padres de familia, maestros, los mismos niños (as) y el público en general valorar, apreciar, divulgar y disfrutar estas obras creadas con tanto amor, inspiración y respeto? ¡REFLEXIONEMOS!
No permitamos que el exagerado e irresponsable uso de las redes sociales y otros recursos de la tecnología de punta, eclipse y entorpezca nuestra creatividad.
El “LIBRO ALBUM”, ofrece un medio didáctico extraordinario, en la educación de los más pequeños. Su uso es apropiado para las Comarcas Indígenas y en los afro descendientes; aplicación bilingüe.
En el Libro Album, predomina la imagen sobre el texto. El niño (a) se recrea y lee la imagen, familiarizándose con los signos del texto.
“Jan Amos Comenius” (1592-1670), teólogo y filosofo checo; creó su libro “Orbis Pictus”; padre del libro ilustrado.

A continuación, algunas ilustraciones:

LA AUTO IMAGEN EN LA LITERATURA INFANTIL AFRO

Por: Leda Abril Moreno, vicepresidenta APLIJ.

 

        YO

 

El sol comanda

los planetas siembran

mientras yo duermo.

Me arrulla el sueño

que soñaron mis padres

yo niña-imagen.

La luna gira

nos miramos dormidas

ojos cerrados.

Yo niña imagen

yo niña luna

yo niña

yo.                     

                             Leda Abril Moreno (La Ciudad de las Letras,2011)

De niña muchas veces bailé “ballet” frente al espejo del salón de clases.  El espejo me reflejaba una imagen que logré interiorizar como mi aspecto físico.  Había muchos cánones que cumplir y ya de niña me estresaban, desde el cabello recogido, hasta la postura, pasando por el peso. Ahora de adulta parada nuevamente frente al espejo y siendo mestiza, me he preguntado   muchas veces: ¿Quién es aquel que nos dice quiénes somos? ¿Es uno mismo o es el entorno? ¿Somos reflejos de un Yo más profundo o del colectivo?

Se dice que, así como la literatura representa la identidad cultural o el colectivo de donde emerge, la literatura es también capaz de construir o producir esta misma identidad.  [1]. La identidad propia forma parte de la identidad cultural de un grupo, pues nos permite ubicarnos dentro de esta colectividad.  Hay un aporte importante de la literatura infantil y juvenil, puesto que el lector está desde el nacimiento formándose una imagen de sí mismo con respecto a tres aspectos:

  • cómo lo ven los demás,
  • cómo percibe que lo ven los demás,
  • cómo se mira a sí mismo.

 

La literatura infantil y juvenil es parte del proceso del reconocimiento de sí mismo, contribuyendo palabra tras palabra, y situación tras situación, en la creación de esa conciencia del yo.
El poema “Me gritaron negra” de la escritora colombiana Victoria Santa Cruz [2] de la cual exponemos un extracto, explora el mismo aspecto de la entronización de la negritud en la infancia: Cómo nos ven los demás y cómo nos reconocemos a nosotros mismos.

Tenía siete años apenas,
 ¡Qué siete años! 
¡No llegaba a cinco siquiera! 
De pronto unas voces en la calle me gritaron 
¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra!
 ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! ¡Negra! “
¿Soy acaso negra?”- me dije ¡SÍ! 
“¿Qué cosa es ser negra?” 
¡Negra! 
Y yo no sabía la triste verdad que aquello escondía.
 ¡Negra! 
Y me sentí negra, 
¡Negra! 
Como ellos decían
 ¡Negra! 
Y retrocedí 
¡Negra!
 Como ellos querían
 ¡Negra!……
Escribir sobre una literatura infantil y juvenil identificada como » afro» en nuestro medio es sumamente difícil, en un país donde gran parte de la población encuestada en el censo Nacional negó raíces afro.  Resulta complejo puesto que, un panameño cualquiera, adulto o niño, puede a la vez ser afro, hispanohablante, angloparlante, católico, episcopal, latinoamericano, de raza mixta, capitalino de abuelos interioranos o del extranjero. Para conectarse el niño o el joven a una identidad afrodescendiente, debe hacerlo con los testimonios, historias, autobiografías, memorias, o los textos que toquen temas comunes al grupo afro.
La imagen reduccionista del blanco español desde el siglo XVI, homogeneizó el “negro” importado a América desde África, a ciertas características físicas dadas por color de la piel, cabello, contextura, rasgos, desconociendo una cultura múltiple, rica e idiomas diversos. Un sistema de castas simplista tipificaba las mezclas raciales y daba supremacía a los que más se semejaban a los blancos. Luego de la   ola de inmigración afroantillana desde finales del siglo XIX, la constitución de 1941 les prohibió a los inmigrantes negros ejercer su idioma natal (el inglés de las Antillas), al instaurar el español como única lengua oficial. Reconstruir la identidad propia 500 años después es prácticamente imposible. Para identificarse con la imagen de nuestros ancestros negros, es necesario remontarse a las tradiciones orales del Palenque y rescatar sus historias, regresar a las costumbres de las Antillas y los primeros textos que escribieron, o exponer a nuestros niños a textos que resalten la imagen del negro de donde sea su origen. Muchos de esos textos son inéditos o se perdieron en el tiempo. Somos parte de la cultura occidental y ya desde Aristóteles y Platón se explora el concepto de belleza, refiriéndose básicamente al atractivo físico antropomórfico.  Este artículo no pretende confrontar el concepto de belleza con el de identidad, pues con un país de apenas 115 años de existencia, a duras penas nos queda una literatura contemporánea la   que refleje nuestras imágenes actuales de la identidad afro para niños.

Carlos Francisco Changmarín, uno de los mayores exponentes de la LIJ panameña escribió [3]:
NEGRO SOY DE PANAMÁ.
Negro soy del Marañón,
negro de Guachapalí,
negro vengo calle abajo,
negro desde que nací.
Yo soy hijo de una negra,
con un negro de San Miguel.
Negro por parte de padre,
también por la madre de él.
Negro estuve y negro fui,
negro crecí y negro estoy,
negro lucho hasta la muerte;
negro con ella me voy.
Negro vine de los mares
en la noche colonial,
negro como no hay ninguno
y más negro en el canal.
Yo no gimo, yo no lloro
yo no me quejo de mí
aunque de negro me muero
desde el día en que el mundo vi….
Dicho poema ha sido criticado en la obra Rapsodia Antillana, por el autor Luis Wong Vega (Wong Vega, 2013) [4], editor de compilación de poemas bilingües para adultos de autores afroantillanos. Wong, considera que se estereotipa al negro como dado al folclor, al baile, y a la música, bajo la óptica de un autor no-negro.  Igual hemos opinado del poema Incidente de Cumbia de Demetrio Korsi en artículos anteriores.  Sin embargo, al utilizar imágenes, lugares, y la palabra “negro” creemos que el   poema de Changmarín sí da punto de ancla para identificar las raíces. Este tipo de poemas es necesario, aunque a veces no nos guste, pues la escritura por parte de un autor no- afrodescendiente, explora cómo lo ven los demás.

El recurso más utilizado es el color de la piel, por lo que varios autores han escrito sobre el “chocolate”.

Mariela Cruz, escritora puertorriqueña, escribe en 2017 Chocolatino sigue instrucciones. (Cruz, 2017), [5] es una variante del “Hombre de Jengibre”. Una abuela hornea un postre que se antropomorfiza en un niño.  El personaje principal es de “chocolate”, lo cual le da la característica de la piel oscura.

Hay obras que tratan de cómo nos ven los demás, utilizan el contraste: entre un personaje de tez clara o blanca y otro de tez oscura o chocolate.  Poco se adentran en la introspección de sí mismo y están dirigidos a niños en edad escolar temprana (menos de 8 años). Muestran el asombro muto de reconocer el otro como opuesto y similar a la vez. No han sido escritos por afrodescendientes directos.

Chocolate y Merengue, de Enrique Martínez escritor cubano radicado en México e ilustrado por Ricardo Cie, escritor e ilustrador venezolano (Martínez/Cie 2013) [6] narra de manera divertida, la historia de dos niños que se encuentran por primera vez con su par de raza diferente y las experiencias que derivan de esta confrontación. Explora el “color” a través de un “sabor”, donde inicialmente estos niños se muerden para probarse, pero eventualmente se tornan amigos.

Niña Bonita, de Ana María Machado ilustraciones de Rosana Faria (Machado,1994) [7] relata de una manera poética el concepto de belleza, donde un conejito (blanco) se enamora de niña bonita (negra) y le pregunta de manera reiterativa: ¿cómo haces para tener la piel tan negra y tan bonita?  Niña bonita inventa varias teorías, que si tomó mucho café, que si se manchó de tinta, etc., hasta que la madre  interviene que Niña Bonita es igualita a su abuela (y a sus otros familiares).
En esta categoría cae el Romance de la Niña Negra, de Luis Cané, argentino, adelantado a su época, pues este poema también expresa al bullying. [8]

EL ROMANCE DE LA NIÑA NEGRA.

… Las otras niñas del barrio
juegan en la vereda;
las otras niñas del barrio
no quieren jugar con ella.
Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en un silencio sin lágrimas,
lloraba la niña negra….

Dos libros norteamericanos, ambos en inglés, merecen nuestra atención, pues avanzan hacia interiorizar los sentimientos del niño “afrodescendiente” . Exploran en el niño como se mira a sí mismo. Dado que la población infantil Afroantillana habla inglés su lectura no posee problemáticas.

Chocolate me (Chocolate yo) de Taye Riggs, ilustrado por Shane W. Evans (Riggs, 2015) [9] explora los sentimientos que enfrenta un niño «chocolate» al ser tratado diferente por sus compañeros y como la madre le levanta la autoestima que le permite hacer amistad con sus compañeros, en analogía con el dulce chocolate.

El cabello como símbolo de identidad es sumamente importante en el afrodescendiente.

Nappy Hair de Carolivia Heron (Heron, 1997), [9] ilustrado por Joe Cepeda narra en primera persona, basado en las experiencias de la autora tanto en su niñez como en la Universidad de Harvard, como su propia familia se entrometía en su peinado afro en las reuniones familiares. Esta escrito al ritmo de la tradición afroamericana de llamada y respuesta.

Para las mujeres afrodescendientes, el cabello es uno de los símbolos más representativos de la identidad. Por siglos su belleza se obligó a ocultarse bajo pañuelos. En la época colonial las trenzas dibujaban las rutas de escape para los esclavos.  Melva Gooding en su libro Afrodescendientes en el Istmo de Panamá (Gooding, 2016) [10], cuyo traje nacional es la pollera cuya cabeza se engalana con tembleques, tiene el origen humilde en las flores que adoraban las cabezas…. “la mujer negra fue diseñadora en las prendas que se utilizaban en el cabello…”  Sin embargo, el ritual de alterar el cabello “afro” para seguir estándares occidentales, se sigue dando diariamente pues las niñas son expuestas a modelos que les indican que su cabello natural es “malo”.

Miselle Gofman es una autora panameña residente en Nueva York. Su Libro en inglés, I absolutely love my curly hair- Yo amo absolutamente mi cabello rizado (Goffman, 2017 ) [11]  , marca un hito en la LIJ para afrodescendientes panameños. Miselle escribe una historia de amor y autoaceptación, basada en la experiencia de su hija cuando aprende que su cabello, aunque diferente, es hermoso.

Mary Grueso Romero, autora colombiana, es quien mejor ha sabido capturar en nuestro país vecino el auto reconocimiento de las niñas afrodescendientes.  En su obra, La Niña en el Espejo (Grueso Romero, 2010) [11], una niña negra, Alba Rocío, quiere verificar si es tan bella como dicen los demás, se reconoce bella frente al espejo y se da cuenta que es igual que su madre.   El libro está ilustrado por Vanessa Castillo.

Su cuento La Muñeca Negra, (Grueso Romero, 2011) [12], relata la historia de una niña que anhela una muñeca, como ella. Después de mil peripecias, su madre le hace una de trapo. Según escribe la misma autora, La muñeca negra es un ejercicio de inclusión y reconocimiento de la estética de la etnia afrodescendiente. Este libro puede leerse en línea y es interactivo.

Conclusiones.

La formación de la autoimagen es un proceso complejo. vivimos en una cultura eminentemente visual en este siglo, por lo que la imagen propia y la reflejada en los demás es importante tanto para el individuo como para el colectivo. Como grupo, el Afrodescendiente, heterogéneo y con raíces comunes al mismo tiempo, ha recorrido un largo camino en estos 500 años, con gran pérdida de sus símbolos, tradiciones e imágenes que permiten que el niño y la niña afrodescendientes adquieran una identidad propia y con la cual se identifiquen frente a un espejo. Sin embargo, empiezan a emerger en este siglo autores y textos tanto en español como e inglés que ayudan a rescatar y reconstruir esta misma identidad cultural y personal. El hecho que la población Afroantillana panameña habla inglés les abre un abanico inmenso de posibilidades en un mundo globalizado.

ENCUENTRO DE ESCRITORES CENTROAMERICANOS DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL
Irene de Delgado
Presidenta de APLIJ
Escritora por Panamá en el II ENCUENTRO

ENCUENTRO DE ESCRITORES CENTROAMERICANOS DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

DIRECTIVA DE APLIJ CON ESCRITOR CARLOS RUBIO DE COSTA RICA
El Encuentro sostenido durante 4 intensos días en la ciudad de Panamá y Penonomé tiene un especial significado. Nuestra región centroamericana tiene raíces comunes identificadas por algunos estudiosos como Mesoamérica. Lo que antes se definía como Centroamérica y Panamá, dejando a Panamá en una especie de limbo geográfico entre Centroamérica y Suramérica, ha sido superado para ubicarnos como parte constitutiva del ISTMO CENTROAMERICANO, reconocido así por sus características comunes y por organizaciones políticas y económicas internacionales.
Sin ahondar en materia geográfica y política, pero sin desconocer nuestros orígenes comunes, los escritores asistentes a este Encuentro compartieron sus historias a través de la literatura infantil y juvenil.
En otras palabras, cada uno de los representantes de los 7 países, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Belice y Panamá, compartió sus orígenes, desarrollo, características, aspiraciones y frustraciones. Las dos intensas sesiones de trabajo sostenidas, dejaron una especie de efecto deja vu y al mismo tiempo un deseo de tejer esa trenza centroamericana que no acabamos de armar. Afloraron todos nuestros puntos en común, nuestros colores, ritmos, olores y sabores, pero también la nueva sangre centroamericana de escritores universales.


Unidad Centroamericana

Irene de Delgado de APLIJ en talleres de creatividad

Los eventos que tuvieron lugar en las Universidades Columbus y Udelas fueron el abreboca académico. Una manera formal de presentarnos como países y como escritores individuales.
Pero considero que la segunda parte del evento que tuvo lugar en Penonomé donde los escritores participantes compartieron jornadas enteras, mesas redondas, feria de libros, visitas a escuelas rurales y sesiones de trabajo fue el verdadero corazón del Encuentro.  El tiempo pareció extenderse en Penonomé. Se habló de literatura infantil en todo momento. Desde el sencillo desayuno ofrecido por la Regional Universitaria hasta el momento de retirarse al hotel se habló de proyectos,logros,  carencias y sueños de escritores en nuestros respectivos países.
La sesión de trabajo fue intensa y muy bien conducida por la escritora guatemalteca Frieda Morales Barco. Cada país dio a conocer su visión de la literatura infantil y también sus expectativas del Encuentro. Hubo votación sobre la forma de llevar a cabo los proyectos que buscaban exponer la situación de la LIJ en Centroamérica, pero al final se dio el consenso.

Sesiones de trabajo y Presentación de Conclusiones

IRENE DE APLIJ EXPONIENDO CONCLUSIONES POR PANAMÁ

Círculo Héctor Collado en BINAL dirigido por Carlos Fong
APALEC desde Binal en su Bibliobus

Al día siguiente se presentaron las conclusiones de la mesa de trabajo y se nombre a un escritor por país para exponer sus propias conclusiones. Tuve el honor de presentar ,como pude, mis conclusiones en cinco minutos concluyendo en tres datos fundamentales: existe una literatura infantil y juvenil  panameña desde el inicio de la época republicana, que ésta se desarrolló en la pluma de algunos destacados escritores de gran talento, que en la década de los 70 surgen importantes esfuerzos organizativos como concursos, asociaciones, congresos, que hoy en día vivimos un resurgimiento de una nueva generación de jóvenes escritores e ilustradores que asegurarán el desarrollo de la LIJ.
De todas las intervenciones surgió una misma preocupación: la falta de visibilidad de una literatura infantil y juvenil centroamericana que está demostrando haber alcanzado un buen nivel de calidad.

La joven ilustradora costarricense Ruth Angulo con estudiantes
ERIKA PICADO de NICARAGUA

Alberto Pocasangre, lee sus cuentos mientras su hermano artista los ilustra en el momento


El maestro Ologwaidi presenta a Carlos Rubio de Costa Rica un retrato hecho por él


Lil Marie Herrera  – Panamá

LIBROS CENTROAMERICANOS. DAGOGERTO CHUNG, ALBERTO POCASANGRE Y FRIEDA MORALES

Victor Ramos de Honduras se dirige a estudiantes

Desde Honduras, CANTARRANAS lectura de cuentos por Elisa Logan

Otro premio para Alberto Pocasangre de El Salvador

El éxito de un evento como el II Encuentro se mide por sus resultados y la continuidad que tengan sus acuerdos.
En cuanto a sus resultados inmediatos puedo decir que se logró un provechoso intercambio de información, un mejor conocimiento  de la LIJ en cada uno de los países centroamericanos, la compenetración durante los cuatro días del Encuentro despertó un sentimiento de solidaridad  y un deseo que darnos a conocer no sólo como países independientes sino como región.
Ahora debemos trabajar, y este fue el compromiso, en darle continuidad a los proyectos que tenemos por delante. La comunicación entre los representantes de cada país asistentes al Encuentro ha continuado gracias a la tecnología. Siempre ha creído en el trabajo de equipo. Por ahora, el nuestro va por muy buen camino.
 
PENONOMÉ DE ANTAÑO

Katia Cardenal desde Nicaragua canta a las embarazadas y sus bebes aún por nacer

Noticias

ABREN CONVOCATORIA AL «HERSILIA RAMOS DE ARGOTE» 2018 EN POESÍA

Por: blog Literatura Panameña Hoy

Hersilia Ramos de Argote

La Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) convoca al Premio Nacional de Literatura Infantil «Hersilia Ramos de Argote» 2018, organizado por esta institución desde 2010.

Para participar, se debe presentar uno o varios poemas dirigidos a un público infantil o juvenil, que sumen un total de 15 a 20 páginas. Este concurso se abre, de forma alternada cada año en los géneros poesía y cuento.

El premio será de B/.1,000.00 y un diploma de honor. El libro ganador será editados y distribuido por la Universidad Tecnológica de Panamá.

Bases aquí https://reportajes-panama.blogspot.com/2018/06/bases-del-premio-nacional-de-literatura.html

Hersilia Ramos de Argote (Aguadulce, 1910 – Panamá, 1991) fue una reconocida educadora, poeta y cuentista. Fue autora de Versos para niñosPor los caminos de un apostolado; y Alegría para niños. También escribió los poemarios TreguaAlma y mundo (ganadora del Concurso Literario Ricardo Miró, sección poesía, en 1950); Cantos al hogar y al terruñoRosales al viento; y Hojas eternas.
——————————————

Convocatoria al 1º  Concurso de  Ensayo
En homenaje a Liliana Bodoc

La AALIJ convoca a Concurso de Ensayo 

Tema: La poética en la obra de Liliana Bodoc
            Liliana Bodoc y su obra para niños
            Liliana Bodoc, una escritora comprometida con la vida

Categoría: Adultos 

Premios: Primero y segundo premio y  menciones

Mail de Contacto: ceciliakalejman@gmail.com
                                vivi57_ar@yahoo.es

Fecha Inicio: 1º  de junio

Cierre: 30 de setiembre

Resultados: 23 de noviembre (en acto de cierre en SADE)
Inscripción $ 200 (doscientos)

Ver bases aquí:  http://academiaargentinadelij.org/ConcursoBodoc/Convocatoria-concurso-Bodoc-2018.pdf

——————

Próxima Feria del libro en Chitré
El 19 y 20 de julio se realizará la feria del libro en el mall «Paseo Central de Chitré! provincia de Herrera.

Si deseas participar y promover tus libros, puedes contactar al señor Avelino Asistente de Mercadeo al siguiente correo:mercadeo2@paseocentral.com

Te esperamos


Reseña  de libro
Alto como un pino, comino

Autor:  Luis Cabrera Delgado
Ilustrador: Álvaro Borrasé

Este libro toma como referencia una adivinanza del folclor, para hilvanar tres secciones de cuentos: una trama policiaca, una con siete historias en las que está presente la palabra pino y un cuento largo que narra las aventuras de Comino, un pillo moderno, en una serie de peripecias que enlazan o se refieren a elementos de las historias anteriores; todas de tramas ágiles, divertidas, llenas de humor, intriga y suspicacias.

Las narraciones recurren a elementos de la fantasía, remiten a cuentos y personajes clásicos, pasajes bíblicos, acontecimientos noticiosos recientes o puras fabulaciones, para abordar tópicos tan variados como los ambientes marginales, el engaño, el fanatismo, el bullying, así como la ecología, la solidaridad, el amor paterno filial, la responsabilidad.

Correspondencia

Recibí el boletín. Gracias por enviármelo. Todos los artículos han ido ganando en calidad, y las felicito.

Luis Cabrera Delgado – escritor cubano

Muchas gracias por este nuevo boletín, con tan buenos artículos
me gustaron todos, en especial el de las fábulas, pero todos los temas son
Interesantes.  En fín, todos los temas tratados son muy importantes.

Yolanda Ríos de Moreno
Colección Leamos Juntos