El Teatro: "Un Espejo de la Sociedad"
agosto 1, 2014
Los Cuentos Tradicionales y los Estereotipos Sexuales
agosto 1, 2014

Interculturalidad en la historia de la educación

VIII CONGRESO IBEROAMERICANO

DE HISTORIA DE LA EDUCACIÓN LATINOAMERICANA

TEMA

Interculturalidad en la historia de la educación

AUTORA

Estela Socías

Sociedad de Escritores de Chile (Sech)

Mail: estela_socias1@hotmail.com

ABOUT THE INTERCULTURE IN THE HISTORY OF EDUCATION.

Estela Socías Muñoz

Director member of the Writer”s Society.

President of de Children Literature Academy of children an youth Writer.

Considering that one of the main objetives of de congress is to point out the links interchanges and influences of different cultures in Latinoamérica. It”s interesting to investigate if this situation has taken place in a formar way among our nations or simply as a desire not solved yet among our teachers.Generally our teacher”s desires, regards the implementation of methodologies or study plans, have found same rejections from the authorities of each country , that are definitively the ones in charge to define the educational laws,to aprove study texts and the way of teaching.

Nowadays we couldn”t assure that the subject of intercultures understanding this as an interchange of experiences , cultural and historical influences among latinoamerican countries as a clear position and assuming them in the permanent education of our citizens.

It wuold”nt be an exageration, that the intercultural interchange and knowledge –also-reconognition-of cultures different to ours es a factor of unity and intelectual-emotion.

To learn since you are a child that there exist very many different worlds apart from ours, and not because of that they are less legitimate respetable; it”s a way of teaching that will always make us better, never the contrary.

In the case of Chile once gotten the Independence , there were many intelectual and scientists thar came to live in our land and had an influence in the educational process that started taking shape ni the Republic, getting throut them the existence of other cultures very different from ours, as in their social and political developement , even in the ethin and religions aspect.This is the case the venezuelan Andres Bello.

The idea of this ponencia is to give a general vision of my country , chile, fundamented in eight points regards.

The intercultural in education . This appproach will be based from the bigining of de Republic in Chile and other latinoamerican conuntries.

1.- Abaut interculture.

2.- Education and interculture in chile.

3.- About the educational system in chile.

4.- The importance of Andrés Bello as an intercultureal factor in Chile.

5.- The intent of a Solciety of eguality in education.

6.- Intercultural throuh educational missions 1936.

7.- Gabriela Mistral and her intercultural work in Mexico.

8.- Intolerance and interculturalidad.

ACERCA DE LA INTERCULTURALIDAD EN LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

Por Estela Socías

Sociedad de Escritores de Chile

Considerando que uno de los objetivos del Congreso es señalar los vínculos, intercambios o influencias interculturales en Latinoamérica, resulta interesante indagar si efectivamente esta situación se ha dado de manera formal entre nuestras naciones o simplemente es un anhelo aún no resuelto de muchos de nuestros educadores. Generalmente las aspiraciones de los maestros, en cuanto a la implementación de metodologías y planes de estudios, han encontrado reparos en las autoridades de cada país, que son en definitiva los encargados de definir las leyes educacionales, aprobar los textos de estudio y la forma de enseñanza. Hoy no podríamos asegurar que el tema de la interculturalidad, entendiendo ésta como un intercambio de experiencias, influencias históricas y culturales entre países latinoamericanos, sea algo que esté presente en los conceptos educacionales de manera clara y asumiéndolos como un valor permanente en la educación institucional de nuestros ciudadanos. No sería aventurado decir, y de alguna manera la experiencia nos lo ha demostrado, que el intercambio intercultural y conocimiento –también reconocimiento- de culturas distintas a las nuestras es un factor de unidad y de desarrollo intelectual y emocional bastante importante en nuestra formación. Aprender desde pequeño que existen mundos muy distintos al nuestro y que no por eso dejan de ser legítimos y respetables es una enseñanza que siempre nos hará mejores, nunca lo contrario.

En el caso de Chile, una vez alcanzada la Independencia, fueron muchos los intelectuales y científicos que llegaron hasta nuestra tierra e influenciaron en el proceso de educación que comenzaba a tomar forma en la naciente República, enterándonos, a través de ellos, de la existencia de otras culturas muy distintas a la nuestra, tanto en su desarrollo socio político como en el plano ético e incluso religioso. Un caso notable en nuestro país fue el legado que dejó el maestro venezolano don Andrés Bello.

1) ACERCA DE LA INTERCULTURALIDAD

Lo primero, porque me parece algo necesario para introducir esta ponencia, es entregar algunos fragmentos del artículo “La comunicación intercultural” (1) de Miquel Rodrigo Alsina, Profesor catedrático en el Departamento de Periodismo y de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, cito:

"Toda cultura es básicamente pluricultural. Es decir, se ha ido formando, y se sigue formando, a partir de los contactos entre distintas comunidades de vidas que aportan sus modos de pensar, sentir y actuar. Evidentemente los intercambios culturales no tendrán todos las mismas características y efectos. Pero es a partir de estos contactos que se produce el mestizaje cultural, la hibridación cultural…

“Una cultura no evoluciona si no es a través del contacto con otras culturas. Pero los contactos entre culturas pueden tener características muy diversas. En la actualidad se apuesta por la interculturalidad que supone una relación respetuosa entre culturas”

“Mientras que el concepto "pluricultural" sirve para caracterizar una situación, la interculturalidad describe una relación entre culturas. Aunque, de hecho, hablar de relación intercultural es una redundancia, quizás necesaria, porque la interculturalidad implica, por definición, interacción”.

“No hay culturas mejores y ni peores. Evidentemente cada cultura puede tener formas de pensar, sentir y actuar en las que determinados grupos se encuentren en una situación de discriminación. Pero si aceptamos que no hay una jerarquía entre las culturas estaremos postulando el principio ético que considera que todas las culturas son igualmente dignas y merecedoras de respeto. Esto significa, también, que la única forma de comprender correctamente a las culturas es interpretar sus manifestaciones de acuerdo con sus propios criterios culturales. Aunque esto no debe suponer eliminar nuestro juicio crítico, pero si que supone inicialmente dejarlo en suspenso hasta que no hayamos entendido la complejidad simbólica de muchas de las prácticas culturales. Se trata de intentar moderar un inevitable etnocentrismo que lleva a interpretar las prácticas culturales ajenas a partir de los criterios de la cultura del -la persona- interpretante”.

Estas definiciones me parecen acertadas como una introducción a mi exposición.

2) EDUCACIÓN E INTERCULTURALIDAD EN CHILE

En Chile, la educación tiene parte de sus raíces, como en toda la América de habla castellana, en lo que nos llegó desde España en tal sentido. Una educación controlada por la Iglesia Católica que en medio de la conquista y en la medida que se iban fundando ciudades en el territorio, se imponía sobre las maneras de educar a sus hijos que tenían los pueblos conquistados. Hasta el día de hoy, y especialmente en el sur del país, se discute sobre la educación y su relación con los pueblos originarios. En la autonomía que éstos deberían tener para ejercer su propia enseñanza. Asunto no tan fácil de resolver dado las condiciones socio-políticas y administrativas del país, ya que cualquier cambio sobre esta materia podría requerir incluso de cambios constitucionales. Por lo tanto, los pueblos originarios deben adaptarse a la enseñanza que contemplan las normativas del Estado.

Ahora, si bien en los planes de educación se inserta el estudio de los pueblos originarios y su cultura, se hace de una manera un tanto sesgada y con una visión casi pintoresca donde se resalta el heroísmo de la raza araucana (aunque mapuche es el concepto correcto) y su capacidad de resistir la invasión española, más que su modo de vida, sus costumbres sociales y de convivencia, su relación familiar y religiosa. De esto dan fe los libros de estudio que circulan en los colegios. Por lo tanto, en este aspecto, la interculturalidad en la educación no cumple a cabalidad un papel que debería ser fundamental en la formación de nuestros alumnos.  Todas las naciones de Latinoamérica se nutren de la herencia de España y de nuestros pueblos originarios, pero es poco el respeto que se tiene por estos últimos ¿La razón? Creo que claramente tiene que ver con la manera de educar, por parte de nuestros gobiernos –o por lo menos en Chile, que es desde donde vengo-, acerca de nuestros ancestros. Es un tema pendiente, porque hablar de interculturalidad en la educación supone hablar de una educación correcta en sus motivaciones interculturales y en sus aspectos históricos.

3) ACERCA DEL SISTEMA EDUCACIONAL CHILENO

En esta parte, me parece necesario referirme a la situación del sistema educacional chileno, pues la educación es un conjunto de aristas relacionadas, tanto en los planes de estudio, en su estructura administrativa, como en el tratamiento de los temas; en este caso, la interculturidad.

Si bien, nadie podría estar en desacuerdo que el sistema educacional chileno necesita una profunda reforma, no es menos cierto que ésta pasa por cuestiones que van más allá de aumentar horarios de clases o habilitar nuevos centros de estudios, obviamente necesarios, el punto central es el contenido de las materias y una modernización real de las metodologías, que incluyan un estudio profundo de nuestros pueblos originarios. La educación, además, es un problema de todos: profesores, alumnos, apoderados e incluso diversos organismos sociales. Es fundamental una discusión sin exclusiones ni prejuicios, una evaluación veraz, por ejemplo, de los programas de Historia, Filosofía y Castellano, conocimientos tan importantes en el desarrollo del pensamiento de nuestros futuros profesionales. En estas materias no puede estar ausente el tema de los Derechos Humanos y la Educación Cívica, pilares de una sociedad justa construida por mujeres y hombres justos.

Nuestra educación debe apuntar, en lo sustancial, a formar personas idóneas, para que nunca más en Chile existan los tristes años de historia que vivimos en un tiempo no muy lejano. En nuestra educación debe imperar una cultura de lo nuestro y hacia otras naciones, donde se resalte el valor de la vida y la mantención de un medio ambiente sano para todos los habitantes del país.

Queda mucho por hacer y discutir sobre este tema, y nadie puede quedar ausente de participar. A mi parecer, el gobierno debería llamar a un debate de nivel nacional sobre Educación y Cultura, donde impere el pluralismo y la democracia, más allá de las estructuras políticas y gubernamentales involucradas en la generación de leyes, Chile es mucho más que eso… Es todo un pueblo que tiene derecho a participar directamente en las decisiones que forjarán su futuro. Y dentro de ese pueblo están los pueblos originarios. Sólo comenzando por esto podremos entender y entrelazarnos con los demás pueblos de América y el mundo de manera eficaz y respetando la diversidad de nuestras culturas

4) LA IMPORTANCIA DE ANDRÉS BELLO COMO FACTOR INTERCULTURAL EN CHILE

En la medida que se afianzaba el proceso de construir una república en Chile tras la guerra de independencia, y como parte de un proyecto de fortalecer la educación se trajo al país hombres ilustrados desde otras naciones para que aportaran con lo suyo; es decir, aquí el factor intercultural en la educación estuvo  presente desde un comienzo. Entre los maestros que llegaron al país se encontraba don Andrés Bello, destacado intelectual venezolano nacido en Caracas en 1781. El aporte de éste en la educación chilena y en otros aspectos fue fundamental. Llegó a Chile en 1829 contratado por el gobierno como oficial mayor del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde organizó la cancillería. En 1842 fue nombrado rector de la Universidad de Chile, siendo el primero en ocupar dicho cargo, desempeñándolo hasta su muerte. Entre las obras que legó están el Código Civil en 1855 (adoptado incluso por Colombia y Ecuador con algunas modificaciones), un Tratado de Derecho Internacional en 1834 y una Gramática de la Lengua Castellana en 1847, que se constituyó en todo un suceso no sólo en Chile, sino que también traspasó nuestras fronteras. Además dejó numerosas traducciones. Dada la importancia de Andrés Bello en el plano de la educación, considero de sumo interés citar una opinión suya extraída de un texto titulado La Repúblicas Hispanoamericas: Autonomía Cultural (2):

“En efecto, formar constituciones políticas más o menos plausibles, equilibrar ingeniosamente los poderes, proclamar garantías y hacer ostentaciones de principios liberales, son cosas bastante fáciles en el estado de adelantamiento a que ha llegado en nuestros tiempos la ciencia social. Pero conocer a fondo la índole y las necesidades de los pueblos a quienes debe aplicarse la legislación, desconfiar de las seducciones de brillantes teorías, escuchar con atención e imparcialidad la voz de la experiencia, sacrificar al bien público opiniones queridas, no es lo más común en la infancia de las naciones y en crisis en que una gran transición política, como la nuestra, inflama todos los espíritus. Instituciones que en la teoría parecen dignas de la más alta admiración, por hallarse en conformidad con los principios establecidos por los más ilustres publicistas, encuentran, para su observancia, obstáculos invencibles en la práctica; serán quizá las mejores que pueda dictar el estudio de la política en general, pero no, como las que Solón formó para Atenas, las mejores que se pueden dar a un pueblo determinado. La ciencia de la legislación, poco estudiada entre nosotros cuando no teníamos una parte activa en el gobierno de nuestros países, no podía adquirir desde el principio de nuestra emancipación todo el cultivo necesario, para que los legisladores americanos hiciesen de ella meditadas, juiciosas y exactas aplicaciones, y adoptasen, para la formación de las nuevas constituciones, una norma más segura que la que pueden presentarnos máximas abstracciones y reglas generales”.

He citado esto porque considero que ese espíritu de construcción, desde el punto de vista de la autonomía cultural, del que hablaba Bello en los inicios de nuestras repúblicas, respecto a las instituciones, es el que debe primar en nuestra educación en el plano de la interculturalidad. No es rechazar, imponer ni imitar, sino conjugar sin perder la identidad y asumiendo a otros culturas en la diversidad. La verdadera interculturidad pienso que es éso.

Andrés Bello nos dejó además poesías y escritos filosóficos.

5) EL INTENTO DE LA SOCIEDAD DE LA IGUALDAD EN EL PLANO DE LA EDUCACIÓN

Algo bastante desconocido, pero real es lo que ocurrió en Chile con la Sociedad de la Igualdad, organización que  aspiraba a alcanzar la liberación del ser humano y la construcción de una sociedad más justa para todos. Creada a instancia del pensador y revolucionario chileno Francisco Bilbao, secundado por Santiago Arcos, tiene lugar el día 14 de abril de 1850 su fundación. La organización planteaba propuestas sumamente progresistas. No es casualidad que entre sus fundadores se encontraran un sombrerero, dos sastres y un zapatero junto a destacados hombres ilustrados de la época, incluso con un alto rango social y aristocrático algunos de ellos, pero que adherían entusiastamente a las causas populares. Independientemente de los postulados políticos de la Sociedad y de los movimientos para alcanzar el poder, ésta tenía por objetivo principal la formación de una Escuela de Educación y Propaganda para el proletariado político y social. Esto es lo relevante, y lo que me interesa destacar: El programa de los asociados, que, entre otras cosas, contemplaba, dentro de su plataforma, la creación de escuelas gratuitas, bancos de obreros, montes de piedad y baños públicos. Llevaron adelante clases para obreros, donde se les enseñaba aritmética, economía, música, política e incluso inglés. En este caso y por eso quise citarlo se produce un proceso de interculturalidad en la educación entre dos clases sociales.  Algo que para la época y la situación histórica parecía imposible. La Sociedad fue disuelta por el gobierno en aquella ocasión, pero dejó sembrado un legado importante. Posteriormente muchos de sus miembros tuvieron destacada participación en el desarrollo cultural y educativo del país.

6) INTERCULTURALIDAD A TRAVÉS DE LAS MISIONES PEDAGÓGICAS EN 1936

Con el paso de los años, Chile avanzó mucho en el plano cultural y en 1936 formó las llamadas Misiones Pedagógicas. Una de ellas viajó en aquel año a Venezuela donde formaron el Instituto Pedagógico de Caracas. Entre los integrantes de la misión se encontraba el poeta Humberto Díaz Casanueva junto a Óscar Vera, Manuel Mandujano, Eugenio González y Humberto Parodi, entre otros.

Este tipo de misiones, que duraron hasta 1948, fue también una manera de transmitir parte de una cultura a otra. En este caso, podríamos decir que se realizaba hacia un país con el cual nos había enlazado la figura de Andrés Bello, cuyo legado aún perdura en muchos aspectos culturales relevantes en nuestra educación.

7) GABRIELA MISTRAL Y SU MENSAJE INTERCULTURAL EN MÉXICO

Un caso muy importante en el aspecto de la comunicación intercultural en Latinoamérica es el de la poetiza Gabriela Mistral en México.  En 1922, Gabriela Mistral viajó a México invitada por José Vasconcelos. Durante dos años participó de la revolución educativa de aquel país. Se integró a las misiones rurales donde trabajó instalando bibliotecas y talleres de lectura comentada. En 1923, viajó a Estados Unidos, y publicó su libro “Lecturas para mujeres”, imprimiéndose 20.000 ejemplares. Fue un libro destinado a la educación y a la enseñanza del lenguaje.

Interesante es citar los conceptos de Reinaldo Villegas Astudillo, Educador y escritor chileno, radicado en Venezuela, respecto a Gabriela en México (3):

“En México, renace y se integra de lleno a las acciones que se llevan a cabo para adentrase en las barriadas de las ciudades o en la sierra mexicana, en las cuales residen los seres más abandonados, en una gran proporción indígenas, muy venidos a menos por mestizos republicanos que expropiaron las tierras que les pertenecieron por años de años.

Se pretende primero formar un educador creativo, identificado con las necesidades de su pueblo y carente de esa vanidad que embarga a los graduados, que cuando ostentan un título, aspiran a trabajar dentro de un aula de clases, sentados en un escritorio, desvinculados de la realidad circundante, situación de la cual Gabriela señala que: “Los trabajadores no creen ya en aquella escuela que les enseñó todas las inutilidades y los lanzó a la vida con las manos torpes para todos los oficios. Ellos no aman, no pueden amar al maestro sin sentido de la vida que les robó la riqueza de la sangre en un aula de clase oscura y que les mató la alegría de vivir al no ponerlos en contacto con la tierra-madre de la cual emanaron el vigor y todas las excelencias más que de sus lecciones sin entusiasmo”.

“Creemos que la labor realizada en la Escuela Francisco Madero, cuando concurre Gabriela como invitada para observar el proceso educativo y ella decide quedarse, impresionada por la acción que se lleva a cabo, ilustra la esencia de esta reforma educativa que tan hondo cala en el pueblo mexicano, y luego, en diversos puntos de la geografía caribe-latinoamericana. Es el modelo de la Escuela-Granja, que surge en los arrabales de la gran ciudad, en espacios ociosos y abandonados, donde por la iniciativa de un normalista se logra la cesión de un par de hectáreas de terreno para iniciar un nuevo modelo educativo en aquella época, destinada a una sociedad agraria. Se reúne a los infantes del sector y se empieza con actividades vivenciales, antes de ingresar al aula. Junto a los maestros se limpia el terreno, se prepara la tierra para la siembra, el cultivo y otras actividades similares que se adquieren en ese laboratorio natural. Con el estímulo de Gabriela, obtienen del ministro Vasconcelos el apoyo en elementos técnicos y pedagógicos para crear una verdadera comunidad educativa, integrada por padres, representantes y vecinos del sector. A la primera cosecha de remolachas, concurre el Ministro, los alienta y los estimula sobre todo cuando le informan que estos productos se mercadean y que con los ingresos proyectan crear una cooperativa para la adquisición de la semilla y encargada de la venta. Posteriormente, vendrá la creación de un pequeño Banco y de una Caja de Ahorros”.

“Gabriela Mistral, igualmente, se integra a las misiones rurales, implementadas por el gobierno mexicano para adentrarse en los sectores más abandonadas de la república. Las integran, por equipo: Un director, una enfermera, tres maestros primarios, cuatro carpinteros, algunos albañiles, un agrónomo, una modista, una profesora de economía doméstica y el especialista de una pequeña industria. El objetivo es el indígena, el ser más abandonado a su suerte. La labor se extiende por dos meses. Primero, enseñan a los indios a construir sus casas con procedimientos modernos y en seguida el cultivo de los suelos. Conviven durante ese periodo con las familias indígenas, a quienes instruyen sobre comidas españolas, medicinas casera y les enseñan a leer en breve plazo. Cuando se internan en la sierra, los acompañan ingenieros para delinear vías y dirigentes agrarios, quienes explican la política educacional y agrícola del ente gubernamental. Todo se configura en la participación comunitaria: vialidad, escuelas, huertos, talleres artesanales. Instalación de bibliotecas y talleres de lectura comentada, en los cuales participa activamente la Gabriela Mistral”.

El ejemplo de Gabriela Mistral en la educación es algo para imitar en muchos aspectos. Su dedicación, su sincero apego a los pueblos originarios y su claro concepto de que la educación intercultural es el factor fundamental para desarrollar una sociedad mejor en todos los sentidos.

8) INTOLERANCIA E INTERCULTURALIDAD

Lo importante de todo lo que se pueda decir en estas breves líneas creo que es poder entregar una visión desde Chile en relación con lo que nos ha tocado vivir en este proceso de desarrollo de la educación en Latinoamérica.  Y dentro de ello pienso que el factor intolerancia ha estado presente en nuestra educación en muchos aspectos, sobre todo en lo relacionado con otros pueblos; es decir, con la interculturalidad.

En Chile la tolerancia fue por muchos años sólo un discurso, una manera de sentirse liberales y democráticos. Discurso utilizado principalmente por las autoridades de gobierno e instituciones seculares. Nuestra historia –salvo la escrita por una generación de historiadores florecida públicamente en la década de los noventa- está plagada de mitos. Es la historia escrita para el pueblo pero sin el pueblo. En el plano de las creencias religiosas sucede algo similar. Por ejemplo, las creencias de los pueblos originarios no son tratadas con el respeto que se merecen  y en los colegios son más una especie de simples rituales que la cercanía y profundidad que quienes las practican les dan. En el fondo, solamente se persigue silenciar las creencias que no sean declaradas oficiales. Es legítimo y sano disentir, pero es malo imponer u omitir las creencias de nuestros antepasados. Y más dañino aún dejarlas como algo simplemente pintoresco.

La intolerancia también se presenta a través de los medios de comunicación, cuando no se permite la pluralidad, puesto que los medios de comunicación son otra herramienta educativa, más aún con el avance de la tecnología. Hoy el factor intercultural tiene en los medios una dimensión no imaginada hasta hace algunos años; y no siempre positiva.  Por ejemplo, en muchos aspectos, la influencia de los Estados Unidos en el campo cultural sobrepasa el conocimiento que tenemos de nuestras propios culturas, lo que significa, por otro lado, que los medios imponen de cierta manera una cultura. Razón por la cual el pluralismo debe ser manejado en igualdad de condiciones; ha esa igualdad debemos aspirar.

En el caso de la literatura, que es donde me desempeño, hay muchos problemas que impiden una sana competencia de contenidos culturales. Las grandes editoriales, sólo publican autores "famosos" y novelas tipo Best-Seller, dejando de lado a una cantidad de jóvenes escritores ( en su mayoría poetas ) de gran calidad literaria pero tal vez demasiado irreverentes y políticamente consecuentes para el sistema imperante en este momento.

En fin, es largo el tema, espero haber hecho un aporte con esta exposición desde una óptica desde mi país.  Tocando varios puntos, quizá un poco variados en su desarrollo, pero entrelazados interculturalmente.

Notas

(1) Alsina Miquel Rodrigo, artículo, Universidad Autónoma de Barcelona, 1999.

(2) Bello Andrés, Obras completas, Caracas: La Casa de Bello, 1981, facsímil de la del Ministerio de Educación de 1951.

(3) Villegas Astudillo Reinaldo, Página Digital, 2004.